LA FLECHA Y LA ORACION

2 de Reyes 13:14 – 19 Cuando Eliseo cayó enfermo de muerte, Joás, rey de Israel, fue a verlo. Echándose sobre él, lloró y exclamó: ¡Padre mío, padre mío, carro y fuerza conductora de Israel! Eliseo le dijo: Consigue un arco y varias flechas. Joás así lo hizo.Luego Eliseo le dijo: Empuña el arco. Cuando el rey empuñó el arco, Eliseo puso las manos sobre las del rey y le dijo: Abre la ventana que da hacia el oriente. Joás la abrió, y Eliseo le ordenó: ¡Dispara! Así lo hizo. Entonces Eliseo declaró: ¡Flecha victoriosa del Señor! ¡Flecha victoriosa contra *Siria! ¡Tú vas a derrotar a los sirios en Afec hasta acabar con ellos!Así que toma las flechas añadió. El rey las tomó, y Eliseo le ordenó: ¡Golpea el suelo! Joás golpeó el suelo tres veces, y se detuvo.Ante eso, el hombre de Dios se enojó y le dijo: Debiste haber golpeado el suelo cinco o seis veces; entonces habrías derrotado a los sirios hasta acabar con ellos. Pero ahora los derrotarás sólo tres veces.

Encontramos en esta historia una interesante ilustracion de la oracion,Eliseo le dijo al rey de Israel que tirase flechas contra la tierra y el lo hizo solo 3 veces.
Eliseo lo reprendio,diciendole que deberia haber hecho eso mismo pero mas veces,y que por causa de su actitud Dios solamente derrotaria 3 veces a sus enemigos.

La oracion es nuestro arco para el cual tenemos flechas ilimitadas,sin embargo muchas veces gastamos solo 3 flechas en un determinado asunto y consideramos que hemos orado lo suficiente.Tal vez seamos atendidos por Dios,pero ciertamente sera mucho menos de aquello que El tenia para darnos.

Nuestra oracion necesita ser perseverante hasta recibir de Dios la totalidad de la bendicion que tiene para nosotros.

Necesitamos orar insistentemente hasta que el señor nos atienda,ciertamente,la oracion perseverante no es facil,pues es contraria a nuestra dispocision natural.Pero sin ella no hay camino para una vida espiritual victoriosa.

Elise reprendio al rey diciendole que si el hubiese herido la tierra mas veces,Dios hubiera derrotado a sus enemigos totalmente.Aveces oramos por alguna dificultad,pero en la primera victoria obtenida desistimos de orar y consideramos el asunto resuelto.

Debemos perseverar hasta que Dios elimine totalmente a nuestros enemigos.Debemos continuar usando las flechas hasta que Dios tenga victoria completa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *